Calumnia vs. Censura

Article d’opinió de Saül Caballero


Una vez más.

Recuperemos el debate de lo censurable. De aquello que se escapa estridentemente de la norma de lo válido y debe de ser suprimido.

Moral o éticamente censurable. De ello podemos ver muestras diarias en los medios de comunicación convencionales. Sobretodo en aquellos del “corazón”, los cuales más han criticado la viñeta de la sátira revista que a día de hoy es nacional (e internacional)-mente conocida.

Y de viñetas tenemos ejemplos no muy distantes: caricaturas de Mahoma, mamas de la Cancillera alemana y los gemelos Poloneses; hasta la recurrente monarquía Británica ha sido frecuentemente caricaturizada.

Si bien podemos entender que el derecho al honor y no ser objeto de calumnias o infamias debe ser un derecho innato, inalienable, y por lo tanto: respetado. Pero ¿Qué ocurre cuando las fronteras se traspasan?

¿Se debe anteponer los derechos del individuo (anteriormente citados) a la libertad de expresión? ¿Una medida preventiva como la del “secuestro” de la edición es efectiva y cumple con su objetivo de evitar difundir dicha expresión gráfica?

Somos responsables de nuestros actos y palabras, y sobre ellas debemos responder legalmente en el caso que sea oportuno, pero… siendo obvio que por alguna de las dos partes perdemos (dignidad sobre la persona o libertad de expresión), ¿Qué debemos sacrificar?

Lo que está claro es que una acción preventiva, comités reguladores previos a la impresión, sería una idea tachada de totalitaria, o cuestiones peores.

” – ¿Quien controla a la policía?
– Psicólogos y médicos especializados.
– ¿Y quien los controla a estos?” Extracto de la película Ghost in the Shell

Somos conscientes que el sistema no es perfecto, y deberá ser lo judicial quien deba dictaminar.

Restituir el honor y la dignidad.

La pregunta es: la de la Casa Real o la de la revista El Jueves.

Posted in Uncategorized.