Artículo de opinión por el Dia Int. de las Mujeres

Artículo de opinión de Rubén Castro, Primer Secretario de JSC Sant Andreu de la Barca

Junt@s podemos hacer el mayor reconocimiento a las mujeres que se haya hecho nunca

 

Hoy 8 de Marzo es de justicia homenajear a las mujeres en su Dia Internacional. Y es que ya son 100 años celebrando esta fecha, 100 años de lucha. Un trabajo difícil y en el que muchas mujeres (y algunos hombres) arriesgaron, pelearon, se confrontaron al poder establecido y rompieron con los roles que se les obligaba a ejercer para reivindicar cosas como poder votar, disponer de su dinero o decidir sobre su vida libremente.

También es hoy día de recordar que ha sido una lucha pacífica pero firme, en la que el movimiento feminista ha conseguido la plena igualdad formal (a nivel general, por ejemplo en España) y que hoy en día está mas extendido y reconocido que nunca. Pero como se sabe, no todo se puede regular por leyes, es decir que no todo es legislable, y a pesar de contar con una de las legislaciones mas avanzadas en igualdad de género, en España, por ejemplo, hay mujeres que cobran un 15% menos que los hombres por el mismo trabajo, o la conciliación es vista aún hoy como algo pensado solo para las mujeres. ¡Como si los hombres no tuvieran el derecho y el deber a cuidar de sus hijos!

 

Y es que no podemos olvidar que la lucha tiene que estar mas viva que nunca, porque si bien lo legal está ya en marcha, hay que ir a por los valores, a por el comportamiento de la sociedad. Y es que hoy en el acto institucional por el Día de las Mujeres, el Presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero explicaba que todavía existe el tópico de que hace falta ser mujer para luchar por los derechos de las mujeres.

 

Ante esta realidad no tenemos que resignarnos y hay que decir bien alto que el fin de las desigualdades solo será una realidad si los hombres tomamos conciencia de que el cambio nos beneficia.

Nos beneficia globalmente en eficiencia, en justicia social y en derechos sociales, pero también nos beneficia individualmente en derechos laborales, en poder conciliar nuestra propia vida familiar y personal con el trabajo, en ser iguales en derechos y obligaciones en nuestras relaciones.

 

La discriminación solo se puede eliminar si primero creemos en la reivindicación, y en ese camino tanto mujeres como hombres tenemos que ir unidos. Estoy seguro que es y será el mayor reconocimiento para las mujeres de ayer, de hoy y de mañana.

Posted in Igualtat.