La juventud, fuente de ideas

Artículo de opinión de Rubén Castro, Primer Secretario

Ideas jóvenesSe suele decir que la juventud vamos en contra de todo, que queremos destruir lo que hay hasta hoy en día. Y si bien las generalizaciones no son buenas, en esta hay parte de verdad…Y es que, ¿de qué nos sirve negarlo? Digámoslo en voz bien alta: Somos inconformistas. ¡Somos críticos!

 

Pero lo cierto es que esa actitud, al contrario de lo que piensa mucha gente, es del todo constructiva. Podemos ver miles de ejemplos, por ejemplo, día tras día l@s jóvenes vemos cosas en nuestra ciudad, en nuestro barrio, en nuestra calle, que no nos gustan… y a la vez también tenemos ideas de cómo solucionarlo. Pero el problema llega a la hora de hacerlas realidad, porque existe una cierta desafección por participar y por contar las cosas, es decir, hay un distanciamiento con las instituciones y con la clase política. De aquí a que nos encontramos con un grupo de edad con muy buenas ideas, pero que en cambio no sabemos cómo transmitirlas. Y es que para cambiar las cosas es necesario reflexionar mucho y tener en cuenta a tod@s, por ello, los poderes públicos han de ponerse manos a la obra para permitir y fomentar sin tapujos esa participación ciudadana, que hoy en día es menor de lo que sería deseable.

Porque hacer política es dar soluciones, pero sobretodo es debatir. Mantener un dialogo constante para que todas las partes afectadas participen es indispensable para dar respuestas a los problemas de hoy. Y aunque quienes elegimos como representantes políticos tienen el deber de buscar y aplicar dichas soluciones, no hay que olvidar que lo que decidan, sea o no acertado, nos afectará de igual manera a tod@s. Por ello los y las jóvenes no podemos ser menos y mantenernos al margen de ese camino por el cambio. El diseño de la sociedad del futuro y de nuestros pueblos, empieza hoy y si hacemos valer nuestras ideas conseguiremos que se hagan realidad.

La igualdad de las personas, que sin importar su edad, origen o género puedan estudiar, puedan encontrar un puesto de trabajo, puedan emanciparse y tener una vivienda digna, son acciones que deberían ser algo rutinario, pero que desgraciadamente no son tan fáciles hoy en día.

Por difícil que parezca todo esto puede conseguirse si nos aferramos a la bandera del optimismo, si nos ponemos manos a la obra a reivindicar y defender mejoras en nuestra sociedad, haciéndolas llegar a todas las instituciones implicadas para que las tengan presentes.

Porque la fuerza de la unión y de la palabra es justo lo que necesitamos: no lo olvidemos, tenemos un enorme potencial que no se puede desperdiciar.

Posted in Treball, Uncategorized.